Sobrepeso y Obesidad

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación excesiva de grasa que puede ser desfavorable para la salud. Para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos, se utiliza un indicador conocido como el Índice de Masa Corporal (IMC), este es una relación entre el peso y la talla de la persona. Este número se obtiene dividiendo el peso (en kg) de la persona entre el cuadrado de su talla (en metros): Kg/m2. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso, y un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.

¿Cuáles son las consecuencias?

Las investigaciones han demostrado que a medida que aumenta el peso hasta alcanzar los niveles de sobrepeso y obesidad, aumenta el riesgo de padecer las siguientes afecciones:

  • Enfermedad coronariaDiabetes-5
  • Diabetes tipo 2
  • Cáncer (de endometrio, de mama y de colon)
  • Hipertensión
  • Dislipidemia
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad del hígado y de la vesícula
  • Apnea del sueño y problemas respiratorios
  • Artrosis (la degeneración del cartílago y el hueso subyacente de una articulación)
  • Problemas ginecológicos (menstruación anómala, infertilidad)

¿Qué es el equilibrio energético?

El equilibrio energético es el balance entre las calorías que se ingieren a través de la alimentación y aquellas que se gastan a través de la actividad física cotidiana, el ejercicio y el mantenimiento de las funciones vitales.

Si se ingiere menos energía de la que se gasta por un periodo de tiempo determinado, entonces se pierde peso; si, por el contrario, se ingiere más energía de la que se gasta, se sube de peso ya que el cuerpo la almacena en forma de grasa.

Los factores que mayormente inciden en el equilibrio energético son los conductuales y los ambientales. Lo más importante son nuestros hábitos alimentarios y de ejercicio. La actividad física es un factor importante que promueve una pérdida de peso y un estilo de vida saludable.

Recomendaciones

Es importante asegurar que se utilice un plan de alimentación seguro para perder peso que apoye metas saludables. Perder peso demasiado rápido no es bueno para la salud. Ten como objetivo la pérdida de 250gr a 1 kg por semana. Esto se traduce a una reducción de 250-1000 kcal de lo que normalmente se ingiere en el día.manzana

Hay muchas maneras de mejorar la salud, pero no existen pastillas milagrosas— se necesitan cambios permanentes en el estilo de vida para la pérdida de peso saludable y el mantenimiento del peso. La pérdida de peso no sucede de la noche a la mañana, la pérdida de peso gradual es el mejor y más saludable método para bajar de peso.

Hay estrategias que funcionan para diferentes personas, se debe intentar varios enfoques o una combinación de técnicas para el éxito.

Alimentos que deben elegir

  • Leche descremada y demás productos lácteos bajos en grasa como yogurt light y quesos bajos en grasa (cottage, panela, fresco, requesón)
  • Carnes magras, pescado, pollo
  • Frijoles cocidos chícharos, garbanzos y habas
  • Cereales integrales: pan de trigo integral, avena y arroz integral. Otros alimentos que contengan cereales, como pasta, cereal para el desayuno, bísquet integral, tortillas, couscous
  • Frutas frescas, congeladas o secas (sin azúcar añadida)
  • Verduras frescas, congeladas o secas
  • Grasas saludables (aceite de oliva, aceite de canola, aceite de soya, almendras, nueces, cacahuates, aguacate)

Alimentos que deben evitar

  • Sal en exceso
  • Cortes grasosos de carne, como carne molida, salchichas y carnes procesadas
  • Pollo con piel
  • Leche con alto contenido de grasas y productos lácteos preparados con leche entera, como quesos, crema, mantequilla y helado
  • Manteca de cerdo y aceites de coco y de palma (se encuentran en los alimentos procesados)
  • Alimentos que contienen aceites parcialmente hidrogenados (margarinas sólidas y manteca vegetal)
  • Productos de panadería (galletas de sal y de dulce, donas y pan dulce)
  • Alimentos fritos en manteca (papas fritas y pollo frito)
  • Vísceras (hígado, riñones)
  • Camarones
  • Leche entera o productos preparados a partir de leche entera (mantequilla, crema)
  • Quesos altos en grasa (chihuahua, oaxaca, amarillo, cheddar, gouda, asadero, blue cheese, manchego)
  • Bebidas endulzadas (refresco y jugos)

Recomendaciones para no recuperar el peso perdido

  • Continuar los cambios en el estilo de vida y hacer de ellos un hábito
  • Mantener un equilibrio adecuado entre la energía que consumimos y la energía que gastamos